You are currently viewing Branding Corporativo: El Poder De Una Marca

Branding Corporativo: El Poder De Una Marca

Por Consigue ventas

PublicidadBranding
26 de Abril- 2021

Hoy, en día, existe mucha oferta de productos y servicios muy similares, lo cual obliga a que la cara visible de nuestra empresa se diferencie de la competencia. El poder de una marca depende de las ideas que tiene el consumidor acerca de ella; es decir, lo que conoce, ha escuchado, sentido y experimentado a lo largo del tiempo. Una marca fuerte se construye dándole identidad, significados y experiencias positivas que el consumidor guarde en su memoria y relaciona cada vez que se le venga a la mente la marca. El branding corporativo, un concepto muy ligado al marketing, habla justamente de la creación y construcción de la marca. Esto es muy importante para diferenciar y destacar nuestra empresa sobre otras del sector.

¿Qué es el branding corporativo?

La esencia del branding es la construcción de una marca, dotándola de identidad y personalidad propia. Ahora vayamos un paso más allá, el branding corporativo hace referencia a la estrategia de posicionar una marca y situarla por encima de las demás. Recoge los principios, valores y sueños que hay detrás de la marca; lo cual hace que la empresa se destaque sobre otras que ofrecen el mismo servicio o producto. En la actualidad, diferenciarse va más allá de ofrecer productos de calidad o precios competitivos, involucra construir una marca con personalidad única y generar que el público se identifique con ella. Hacerse un espacio en la mente del público y, así, poder atraer y retener a más clientes.

Una estrategia de branding corporativo no implica solo crear una marca, sino la construcción de una imagen que genere valor para los clientes. Para lograr esto, se debe conocer en profundidad a la empresa y, así, determinar qué se va a transmitir mediante las estrategias de branding. Además, se toma en consideración aquellas acciones que realizan otras empresas del rubro para encontrar el elemento diferenciador que hará de la empresa el único del mercado. Antes de iniciar una estrategia de branding es importante conocer algunos conceptos relacionados a este proceso: el naming, identidad corporativa, posicionamiento, lealtad de marca y arquitectura de marca.

Crea tu identidad corporativa

La identidad corporativa involucra la identidad visual e identidad verbal de una marca. Por un lado, el naming, el claim o frase de la empresa y el tono de comunicación con su público. Por otro lado, el logotipo, isotipo, tipografías, fotografías, infografías y todos los elementos gráficos y visuales que formen parte de la marca. 

El branding corporativo es una parte esencial del marketing de tu marca. Teniendo una identidad corporativa estarás más cerca de tus clientes y podrás ser recordado con mayor facilidad. 

El naming: creación de un nombre

El naming hace referencia al nombre de tu marca, permite estar en la mente de los clientes. Es importante que el naming involucre un concepto propio y único. Además, active la asociación con una idea relacionada a tu marca. Debe ser atractivo y fácil de leer, mencionar y memorizar. Todo esto facilitará la fijación en los clientes. 

Posicionamiento

Mantener la marca en la mente de la audiencia y generar en ellos un sentimiento de confianza es lo que las empresas buscan. El posicionamiento de la marca consiste en planificar una oferta en el mercado de tal manera que permanezca en un lugar privilegiado del público. Esto refuerza la identidad corporativa y permite el crecimiento de la empresa. 

Lealtad de marca

Hace referencia a la adquisición del producto o servicio de manera repetitiva como respuesta al valor agregado, la confianza y la conexión con los clientes. Dependiendo de la experiencia de compra y la relación que se construya entre la marca y la audiencia, se puede generar fidelidad hacia la empresa. Las fases en el desarrollo de la lealtad hacia una marca inician con el desconocimiento, reconocimiento, preferencia y lealtad. 

Arquitectura de marca

Una empresa en crecimiento incluye más productos o servicios a su oferta en el mercado. Incluso, surgen nuevas marcas. Para administrarlo es necesario recurrir a la arquitectura de marca. Esto involucra una serie de estrategias y tácticas que construyen de manera armónica la marca, dándole coherencia entre los objetivos de la empresa y lo que quiere el público.  

¿Cómo crear una identidad corporativa?

Define tu valor corporativo

La empresa debe manejar un concepto claro, atractivo y que sea fácil de reconocer en la audiencia. Este aspecto apela más a lo emocional que a lo racional y hace que tu marca sea única e incomparable. El objetivo es que el público lo asocie con el concepto que les interese identificarse. Lo primordial para partir con el branding es que debe estar definido el valor que deseas transmitir en tus mensajes. 

Identidad corporativa

Un elemento esencial para la construcción de la marca es la identidad de la marca. Debe estar bien definida centrada en los objetivos propuestos que clarifique quién eres ante la audiencia. El Brand Identity (Identidad de marca) busca mostrar a tu marca como única y diferente de otras empresas. Implica un proceso que involucra: la esencia de la marca, personalidad de la marca, identidad verbal, identidad visual de la marca y branding sensorial. Dentro de estos aspectos mencionados, el que tiene más peso en la mente del público es la identidad visual de la marca. Los estímulos visuales provocan en el cerebro asociaciones personales. Por ello, es determinante en la construcción de la identidad de marca. 

Conciencia de marca

La conciencia de marca es un indicador que ayuda a analizar cómo la audiencia relaciona a la empresa.  La marca debe ser reconocida y recordada positivamente por el público. El conocimiento de la marca permite el crecimiento de la empresa. Es una inversión a largo plazo, puesto que no solo apuesta por los clientes de hoy; sino que busca calar en el público de mañana. Para ello, genera asociaciones en la memoria de clientes potenciales; de este modo, cuando la persona realice la compra, la marca ya se encuentre bien establecida en su mente. La clave es influir en la audiencia tanto clientes como, especialmente, clientes potenciales dentro y fuera del mercado. De esta manera, una empresa logra un crecimiento sustancial. 

Para crear una estrategia de conciencia de marca, están presentes los siguientes factores: tener pautas muy claras, identificar a los clientes actuales y futuros, crear mensajes apelando al pensamiento emocional y brindando contenido de valor para la audiencia. Y, por último, ser coherente en todas las acciones que realice la marca. 

Estilo de comunicación

Las marcas comunican de manera consciente o inconsciente; puesto que cada acción, desde una publicación en redes sociales hasta una respuesta por correo electrónico, habla acerca de la empresa. El estilo de comunicación es la manera en que intercambiamos e interactuamos con la audiencia. Debe ser coherente y sólida a la personalidad de la marca para lograr el engagement ideal con el público. 

Hay dos aspectos importantes para definir el estilo de comunicación: 

  • El tono ideal: Elegir el tono de comunicación implica tener un reconocimiento de la marca como los valores, la misión y visión. Así como, la perspectiva del entorno y el público al cual nos dirigimos para poder conectar con la audiencia de manera efectiva y natural. Algunos ejemplos de tono que puedes aplicar en el estilo de comunicación son: informativo, humorístico, informal, testimonial. Al seleccionar un tono, debes tener en cuenta que esto formará parte de la esencia de la marca. 
  • Línea gráfica única: Una imagen puede comunicar más que mil palabras. El estilo gráfico constituye las piezas y elementos que definen un producto de comunicación. Deben mantener la armonía y mostrar la personalidad de la marca. La línea gráfica mantiene una concordancia visual con el lenguaje empleado. Esta sincronía construye una estable estructura de comunicación.

Beneficios de las estrategias de branding corporativo

Vínculos emocionales. Busca crear conexiones emocionales con los clientes y brindarles un sentido de pertenencia y, esto a futuro, convierte al público en promotores de la marca con amigos y familiares. 

Más alcance en el mercado. Si desea promocionar otro producto o servicio, los clientes tendrán más predisposición a comprarlo ya que han tenido una buena experiencia previa con la marca. 

Marca la diferencia: El reto de las marcas ya no es la compra y venta de productos o servicios; sino, construir y mantener relaciones con nuestros clientes. Para ello, se debe dotar a la empresa de significado y personalidad única. 

Mejorar el posicionamiento. El branding trabaja en encontrar aquellos elementos que hacen a tu marca diferente de la competencia. Y, esa diferencia, la emplea para realzar los valores de tu marca y posicionarse por encima del resto. 

Enfoca los objetivos. Una marca busca enlazar confianza con el público y para ello, se debe proponer objetivos claros que permitirá crear mejores metas y tomar decisiones adecuadas. 

Esperamos que esta información valiosa la empleas en tu planificación de estrategias de branding corporativo. Recuerda que, dándole una personalidad a tu marca te permitirá diferenciarte de la competencia y fidelizar a tus clientes. Te deseamos muchos éxitos. 

Un abrazo de parte del equipo Consigue Ventas. 

Comparte la información en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Agregue un comentario